miércoles, 8 de julio de 2009

Las niñas perdidas de China





8 comentarios:

Cristina y Diego dijo...

graicas por compartir este documental con nosotros...
y dejarnos ver la cruda realidad que esta azechando en china...
Que triste...
Un beso

Lola dijo...

Hola Mar,
¡¡¡¡Mil gracias por este documental!!!! Aunque te parezca raro, porque ya tengo a mi niña, no lo había visto antes y hay muchas cosas que desconocía.
Me ha encantado, aunque he llorado a mares.
No sólo me sigo emocionando al ver el momento de "la entrega", como lo llamamos los españoles, sino que desde que lo he vivido es mucho más fuerte para mi, no puedo evitar las lágrimas.
Es un poco largo y no recuerdo todo lo que me gustaría comentarte, pero me ha gustado sobre todo cuando fueron al parque donde apareció la niña y pusieron el cartel para que supieran que estaba bien; y cuando la llevaron para que la viera su madre de acogida. Ojalá algún día nosotros podamos hacer eso, pienso muchísimo en la madre biológica de Noelia y siento la necesidad de hacerle llegar de alguna manera la tranquilidad de que está sana y feliz. Tambien me acuerdo de su cuidadora, no te haces una idea de la carita que se le quedó a la pobre. Pero de momento, el único hilo que puedo lanzar hacia allí por si un día pueden tirar de él, es mandar fotos.
Hay algo que no me ha gustado, o alomejor es que soy un poco suceptible, me parece que se da un mensaje subliminal como de que los padres vamos a salvar a las niñas y que somo unos superheroes y que nos tienen que estar agradecidas.
Yo no lo veo así, adoptamos por amor, nuestros hijos no nos tienen que estar más agradecidos que cualquier hijo a sus padres. Si mi marido y yo no hubieramos ido por Noelia, hubieran ido otros de los miles que esperan, así que los afortunados somos nosotros.
Perdona por el rollo, pero me has tocado el corazón con esta entrada.

Muchos besos, y un abrazo enorme,

Lola

Kinshasa dijo...

Este documental siempre me invita a reflexionar!

Un besote

Teresa

mar dijo...

Lola, una de las cosas que más me impresionó fue también la escena del parque; me pareció un acto muy generoso el de la madre que quiso hacer saber de alguna manera a la madre biológica la niña estaba bien y era sana y feliz. Aunque comprendo la reacción avergonzada de un chico que pasaba.
También me sorprendió que una de las niñas mayores no quería saber nada de China.
Y estoy de acuerdo contigo con respecto a que los afortunados somos nosotros.
Un abrazo
Mar

Shari y Pedro dijo...

Cuando iniciamos el proceso de adopción allá por noviembre de 2005, lo primero que empezamos a hacer fue buscar cosas sobre china... este fue uno de los primeros documentales que pedro encontró en la red...aún recuerdo que era invierno, y sentados en el sofá lo vimos, a mí se me caían dos lagrimones como dos catedrales, primero porque estaba siendo testigo de algo que en algún momento protagonizaríamos nosotros y segundo por lo que encierran estas historias...

Al igual que vosotros, la escena del parque me conmovió, pensar en lo que sentiría esa madre en el mismo l ugar donde alguien dejó a su niña, en el mismo lugar donde le puedo haber ocurrido algo, en el mismo lugar donde su vida cambió porque ahí se unieron sus destinos...

Gracias por recordármelos, ¡¡eres un solete!!

Un besazo guapa!!

amparokop dijo...

Yo tengo dos hijos chinos de 13 años, niño y niña. He vivido los comienzos de la adopción en China en España. Siempre me ha interesado mucho el punto de vista de las madres y la situación en la que se encuentran para dar a sus hijas en adopción. Me gustaría citar esto en mi blog. ¿Te importa? Gracias.

mar dijo...

Amparokop,¡claro que no me importa! Yo lo he sacado del "Youtube" aunque ya lo había visto antes.
Un abrazo
Mar

Jose y Carmen dijo...

Acabo de descubrir tu blog y me está gustando mucho. Respecto al reportaje decirte que no lo conocía. Es muy interesante, te hace reflexionar y emociona mucho. Siempre me han emocionado las entregas, pero desde que tengo a mi hija conmigo me emocionan mucho más. Ver los orfanatos me sobrecoge: visitamos el orfanato en el que vivió nuestra hija cuando fuimos a buscarla. Fue una experiencia muy positiva, pero durísima.
Me hago seguidora tuya.
Besos
Carmen&Carmen